Suplementos: consejos para mujeres embarazadas y lactantes

Information from National Food Agency, Sweden

Las mujeres embarazadas y lactantes deben tener mucho cuidado con los suplementos, los productos a base de hierbas, la medicina natural y los medicamentos tradicionales a base de plantas. A menudo no está claro si estos productos son perjudiciales para el feto o el/la niño/a.

3 de lectura

Suplementos: consejos para mujeres embarazadas y lactantes
Foto:Preggers

Por lo tanto, no tomes dichos productos sin consultar primero con tu matrona o pediatra.

Se ha demostrado que algunos productos no son adecuados para mujeres embarazadas y lactantes, mientras que otros a menudo carecen de información sobre los efectos secundarios durante el embarazo y la lactancia.

Los fetos y los niños pequeños son más sensibles que los adultos

Es probable que los fetos y los niños pequeños sean más sensibles a ciertas sustancias que los adultos. El prospecto y el paquete contienen información sobre la idoneidad de los remedios de hierbas y los medicamentos tradicionales a base de hierbas. Los suplementos generalmente carecen de dicha información, en parte debido a la falta de conocimiento sobre los riesgos asociados con el uso en mujeres embarazadas y lactantes.

Algunos suplementos que contienen hierbas pueden estar altamente concentrados y contener grandes cantidades de sustancias nocivas para mujeres embarazadas y lactantes. En muchos casos, se desconoce si dichos productos son perjudiciales para el feto o el/la niño/a.

Sigue siempre la dosis recomendada

Tomar productos conocidos y probados, como vitaminas, minerales y sustancias trazables, no es lo mismo que tomar productos desconocidos. Aun así, es importante seguir la dosis recomendada incluso para productos conocidos, y no exceder nunca dicha dosis. 

Como ejemplo, la vitamina A es necesaria tanto para la madre como para el feto, pero las dosis altas pueden ser perjudiciales. Si estás embarazada y tomas multivitaminas, debes asegurarte de que el contenido de vitamina A no sea superior a 1 miligramo por dosis diaria.

Lee cuidadosamente la composición y toma solo productos que especifiquen claramente el contenido de vitaminas y minerales. Ten en cuenta que la dosis total puede ser demasiado alta si tomas varios suplementos.

Ginseng, productos de algas y «calabash»

Las mujeres embarazadas y lactantes deben evitar los productos de ginseng por completo, ya que pueden afectar a los niveles de estrógeno en el cuerpo. Además, ten cuidado con los productos de algas que contienen altos niveles de yodo, ya que una sobredosis puede ser dañina. El contenido de yodo puede diferir significativamente de un producto a otro, dependiendo de qué tipo de algas estén hechos. La «tiza de calabash» se usa para tratar las náuseas en mujeres embarazadas en África occidental. Puede contener altos niveles de plomo y, por lo tanto, es inapropiada para mujeres embarazadas. También se vende bajo los nombres de «La Craie», «Argile Nzu», «Mabele» y «Calabar stone».

Swedish Food Agency

Una reseña de Swedish Food Agency