Ejercicios de Kegel para una vida sin pérdidas

Los ejercicios de Kegel son clave: para mayor fuerza, agilidad y resistencia. Como cualquier otro ejercicio. Bueno casi cualquiera. ¡Y además puede mejorar tu vida sexual!

3 de lectura

Ejercicios de Kegel para una vida sin pérdidas
Foto:pixabay.com

El grupo muscular que se extiende desde el hueso pélvico hasta el coxis forma el suelo de la pelvis: el suelo pélvico. Apoya los órganos abdominales y su función principal es controlar la orina, los gases y las heces. Cuando has dado a luz, el músculo se debilita por la tensión y necesitas ejercitarlo para que vuelva a estar en forma. Si no sigues entrenando el suelo pélvico, puedes correr el riesgo de sufrir de incontinencia a largo plazo. Pero con la práctica de unos simples ejercicios de contracción y relajación, puedes fortalecer rápidamente los músculos del suelo pélvico que te pueden ayudar a retener la orina con mayor facilidad. ¡Así que no esperes más y ponte al día con ejercicios de Kegel, incluso antes de dar a luz!

Lo primero que debes hacer es localizar los músculos correctos con los que trabajar. Acuéstate boca arriba y relájate. Contrae el recto como si estuvieras reteniendo gas. Contrae hacia adelante alrededor de la vagina y el tracto urinario. Contrae hacia arriba; deberías sentir que algo dentro de ti se levanta, y mantén la contracción durante tres segundos. Suelta la contracción lentamente. Sigue haciendo esto hasta que puedas hacer 10 contracciones seguidas. Ahora bien, si ya has identificado los músculos correctos sigamos con los ejercicios. 

El siguiente paso es practicar la fuerza. Contrae lo más fuerte que puedas y espera cinco segundos. Relájate durante cinco segundos y repite hasta que puedas hacerlo diez veces seguidas. A continuación, puedes comenzar a practicar la presión de parada cuando te levantas, estornudas, ríes o toses. De esta forma practicas la agilidad. Haz una contracción rápida y aguanta tres segundos y relaja otros tres segundos. Repite diez veces seguidas. Trata de adquirir el hábito de siempre contraer cuando sientas que estás a punto de estornudar, reír, etc.

También debes practicar la resistencia del suelo pélvico para que puedas mantenerlo cuando se canse, como cuando haces ejercicio o cualquier esfuerzo físico. Contrae y espera 30 segundos. Aumenta gradualmente hasta que puedas contraer durante dos minutos seguidos. El objetivo es que puedas contraer continuamente durante dos minutos, tres veces al día, poco después de haber dado a luz. Si los músculos del suelo pélvico están débiles, sería conveniente que practicaras de tres a seis meses. Si el suelo pélvico se debilita y sigues teniendo pérdidas, practica los ejercicios con más frecuencia. Ponte en contacto con una matrona o ginecólogo/a si no notas ningún resultado. No te rindas: ¡"apretar" siempre vale la pena!

Preggers

Una reseña de Preggers