Kegel específico para la resistencia del suelo pélvico

Durante el embarazo y el parto, las pérdidas de orina son muy comunes. Lo mismo ocurre después del parto. Practicando ejercicios de Kegel de forma regular puedes fortalecer el suelo pélvico para reducir las molestias.

Ingela Ågren

2 de lectura

Una reseña de Ingela Ågren

Partera licenciada

Kegel específico para la resistencia del suelo pélvico
Foto:Karyme França from Pexels

Casi una de cada cuatro mujeres sufre incontinencia en algún momento de su vida. Esto lo convierte en un problema de salud de la mujer. Se recomienda a todas las mujeres que comiencen a hacer ejercicios de Kegel lo antes posible.

Los ejercicios de Kegel entrenan el suelo pélvico, y son buenos tanto para mujeres como para hombres. Los músculos que sostienen el suelo pélvico rodean el tracto urinario, el recto y la vagina. Cuando estás embarazada, el estrés en la pelvis es mayor, por lo que es más importante hacer ejercicios de Kegel. Una de las ventajas de los ejercicios es que la memoria muscular del cuerpo te ayudará a tener menor incontinencia si vuelves a quedar embarazada, siempre y cuando hayas realizado los ejercicios de Kegel entre los embarazos. Otra ventaja es que probablemente tengas mejores relaciones sexuales después de haber dado a luz.

Estés en buena forma o no, puede ser bastante difícil «apretar». La vagina se vuelve más elástica durante el embarazo y hay una carga adicional en el suelo pélvico, que hace que se debilite. Empujar al/a la bebé durante el parto es otra tensión importante. Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos alrededor del suelo pélvico que contienen fibras musculares lentas y rápidas. Por eso es tan importante que entrenes tanto la fuerza como la resistencia.

Pero debes hacer los ejercicios de Kegel correctamente. Por mucho que te esfuerces, si no los haces bien, no tendrán ningún efecto. Necesitas trabajar los músculos correctos. Si no estás segura de cómo hacerlo, puedes hablar con la matrona. Una vez que hayas identificado los músculos, puedes hacer los ejercicios en cualquier sitio: en la cola del súper, en el autobús o al fregar los platos.

Ingela Ågren

Una reseña de Ingela Ågren

Partera licenciada