Miedo al embarazo

¿Estás preocupada y triste, aunque deberías estar feliz? No estás sola. El aumento en los niveles de sensibilidad y ansiedad son síntomas comunes del embarazo.

3 de lectura

Miedo al embarazo
Foto:Austin Guevara from Pexels

Durante el embarazo, es importante no llevar una vida muy ajetreada y no estar preocupada constantemente. Las mujeres embarazadas de hoy en día son a menudo personas ambiciosas y de alto rendimiento y creen que pueden vivir la vida al mismo ritmo que antes de su embarazo. Pueden ponerse bajo mucha presión, lo que puede afectar negativamente la salud. Si estás preocupada, intenta reducir las expectativas y trata de llevar un estilo de vida más calmado. Estás embarazada y no necesitas demostrar tu valía a nadie. Si te sientes inquieta, triste y no tan feliz como «deberías», habla con la matrona y cuéntale cómo te sientes. La ansiedad puede conducir a la depresión en algunas mujeres; por lo tanto, es importante tomarse los síntomas en serio. Es posible que no necesites ningún tipo de atención, pero si no te encuentras bien, debes informar a la matrona que, en caso necesario, puede remitirte a alguien que te pueda ayudar. Si crees que la matrona no tiene en cuenta tus inquietudes, tienes todo el derecho del mundo a exigir otra matrona.

Si sientes una ansiedad fuera de lo común y alguna distorsión mental durante el embarazo, debes de tenerlo en cuenta. La enfermedad mental también puede surgir después del nacimiento, cuando hay un/a niño/a que cuidar. Es importante que las mujeres que sufren de ansiedad severa obtengan ayuda durante el embarazo. No dudes en comunicar cómo te sientes. Tienes a tu disposición el apoyo que necesitas, que puede venir en forma de terapia conversacional o asesoramiento familiar, si hay problemas en la relación. La investigación ha demostrado que relaciones disfuncionales, sentirse excluida, problemas económicos, desempleo, abuso, enfermedad mental o crisis aguda son factores de riesgo durante el embarazo. El estrés puede transmitirse al/a la niño/a por niveles elevados de cortisol (la hormona del estrés del cuerpo), regulados por el sistema hormonal, el sistema cardiovascular o el sistema inmunitario.

Con frecuencia, se espera que las mujeres embarazadas estén entusiasmadas y felices, lo que puede ser un verdadero desafío si no te encuentras bien. Si te encuentras en una situación emocional difícil que no puedes controlar, esta puede degenerar en sentimientos de culpa hacia el/la niño/a, lo que aumentará aún más el estrés. Si la ansiedad continúa afectando a la vida cotidiana, habla con tu jefe/a y mira a ver si pueden adaptar el trabajo a tu situación. Si no es así, pregunta si hay otro puesto o tareas, un poco más flexibles, que puedas desempeñar. Si la ansiedad es tal que no puedes trabajar en absoluto, tienes derecho a solicitar la baja por maternidad, aunque solo se concede en pocas ocasiones. Pide consejo a la matrona. 

Preggers

Una reseña de Preggers