¡Ay, Dios mío, cómo pica!

Cómo enfrentarte al molesto picor durante el embarazo.

2 de lectura

¡Ay, Dios mío, cómo pica!
Foto:Preggers

Cuando estés esperando un/a bebé, además de felicidad y emoción vas a experimentar un buen número de molestias corporales. El picor es frecuente y se debe a diferentes razones. Al estirarse, la barriguita hace que la piel se seque y se ponga más sensible cuando estás embarazada. Hidrátate regularmente y a conciencia: eso calmará el picor. Si tienes eczema y sarpullidos, prueba a utilizar una crema suave a base de hidrocortisona que no necesite receta, pero consulta primero con tu matrona. 

Otro tipo de picor durante el embarazo es el que causa algo abreviado PUPPE (pápulas urticarias pruriginosas y placas de embarazo). Se trata de un sarpullido que causa un picor intenso, que a veces empieza en las estrías. Los sarpullidos de PUPPE se extienden desde el abdomen a los pechos y los muslos. Es inofensivo, pero el picor puede ser muy desagradable. Los síntomas se pueden tratar con antihistamínicos o con una crema de cortisona prescrita por un médico. 

Una forma más seria de picor puede estar causada por lo que se llama «colestasis del embarazo». Esta patología proviene de una acumulación en el hígado, que excreta más ácido biliar a la sangre. Los síntomas típicos son picor intenso en las palmas de los pies y de las manos, pero también puede afectar a otras zonas. En ocasiones excepcionales, el nivel de ácido biliar puede ser perjudicialmente alto, pero si la afección se descubre a tiempo el médico te puede dar medicación para bajar el nivel de ácido biliar. Si el embarazo está lo suficientemente avanzado, se podría inducir el parto. Si tienes problemas graves y persistentes, habla con tu matrona o busca ayuda para el picor. En algunos casos, deberás hacerte un análisis de sangre para averiguar su causa. 

Preggers

Una reseña de Preggers