Orinar después de dar a luz

El suelo pélvico está sometido a una enorme sobrecarga durante el embarazo y el parto. Algunos problemas del tracto urinario son frecuentes después de haber dado a luz.

Ingela Ågren

3 de lectura

Escrito por Ingela Ågren

Partera licenciada

Orinar después de dar a luzFoto: Preggers

Sensación de ardor al orinar: Es posible que sientas dolor al hacer pis después de haber dado a luz; esto se debe a pequeños desgarros superficiales en la zona genital. Por regla general, la sensación de ardor desaparece pasados unos días. Procura beber líquidos en abundancia para que la orina se diluya todo lo posible. También puede serte útil hacer pis en la ducha: así puedes dejar caer el agua por la zona al mismo tiempo.

Gran volumen de orina: Después de haber dado a luz, es normal que el cuerpo produzca un mayor volumen de orina durante algunos días. Hacer pis a menudo es muy beneficioso ya que, además, ayuda a que el útero se vaya contrayendo.

Dificultad para vaciar la vejiga: En ocasiones, puede resultarte complicado vaciar la vejiga con normalidad. El riesgo de que esto suceda aumenta si el parto se retrasó, te aplicaron anestesia epidural, sufriste un desgarro importante o diste a luz con ayuda de fórceps. Después del parto, tienes que comprobar si puedes hacer pis con normalidad. Si tienes dificultades para orinar, es posible que la matrona tenga que vaciarte la vejiga con un catéter. Si después del parto todavía te resulta difícil vaciar la vejiga o retienes grandes cantidades de orina, es posible que tengas que llevar un catéter durante algunos días después de haber dado a luz. Así, la vejiga se mantendrá vacía todo el tiempo y, por lo tanto, aliviada. Puedes irte a casa con el catéter y concertar cita para el seguimiento.

Infección de orina Las infecciones del tracto urinario son más comunes después del parto. El riesgo aumenta si has tenido que llevar un catéter, ya sea a causa de una cesárea o después de haber dado a luz por vía vaginal. Los síntomas más comunes son sensación de ardor al orinar, ganas de orinar frecuentes, orina con mal olor, dolor en la parte baja del abdomen o fiebre. Si crees que puedes tener una infección del tracto urinario, acude al médico de inmediato.

Pérdidas de orina: Debido al estrés al que está sometido el suelo pélvico durante el embarazo y el parto, es común que se te escapen por primera vez pequeñas cantidades de orina. El suelo pélvico ha estado sometido a una gran presión durante el parto y necesita tiempo para recuperarse. Después de haber dado a luz es buen momento para empezar a practicar ejercicios para el suelo pélvico. Una vez que el suelo pélvico recupera el tono, los problemas de pérdidas de orina suelen mejorar. Si sufres pérdidas de orina, consúltalo con tu matrona en la primera visita de seguimiento: posiblemente, te hará una revisión para ver el estado y el tono del suelo pélvico.

Ingela Ågren

Escrito por Ingela Ågren

Partera licenciada

Teléfono

Cientos de artículos relacionados, «podcasts» y mucho más te está esperando en la «app» de Preggers.

Descárgate Preggers hoy mismo.

10.000 reseñas
  • Consíguelo
  • Consíguelo
  • Consíguelo

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.