Embarazada en las semanas 36

Crianza compartida

La espera es la parte más difícil.

La mayoría de los aspectos prácticos deberían estar ya gestionados. Si no lo están, que tampoco cunda el pánico: aún os queda tiempo. Sin embargo, es buena idea que adoptéis una perspectiva práctica: ¿cómo os imagináis las primeras semanas después del parto? ¿Vais a querer que la gente vaya a visitaros? ¿Quién se va a encargar de las tareas cuando volváis a casa? ¿Cuánto tiempo vais a estar juntos en casa? Puede que sea complicado planificar, pero siempre es bueno tener una estrategia. Dado que tu pareja se puede poner de parto en cualquier momento, es importante que siempre lleves el móvil encima y cargado. Si bebes, evita el alcohol o, por lo menos, espera a que podáis brindar los dos con vuestros seres queridos.