Embarazada en las semanas 36

Desarrollo de la madre

Las últimas semanas del embarazo pueden ser bastante difíciles.

Tu cuerpo ha atravesado una gran transformación y el deseo de ver a tu bebé te sobrepasa. El cuerpo retiene líquido extra y a menudo tienes las manos, piernas y pies hinchados. Mueve los dedos y pon los pies en alto cuando te sientes o te tumbes. Si llevas anillos, igual es una buena idea que te los quites; si no, podría resultarte difícil hacerlo una vez que los dedos se te empiecen a hinchar.

El/la niño/a está ya firmemente encajado/a en la pelvis y eso hace que te sea más sencillo respirar. Puede que sientas la pelvis más estable, pero la presión en la vejiga seguramente se incrementará. Por eso hay mujeres que andan como los pingüinos en este momento.