Embarazada en las semanas 37

Desarrollo de la madre

Es muy probable que ahora tus pechos pierdan calostro.

No hay por qué preocuparse, ya habrá más cuando llegue el/la bebé. Aunque no haya pérdidas, los pechos tienen alimento para el/la bebé, así que tampoco tienes que preocuparte por eso. 

El calostro es nutritivo y está lleno de anticuerpos, vitaminas y minerales. El cuerpo empieza a producir calostro antes del parto, y sigue haciéndolo aproximadamente de tres a cinco días después de que haya nacido el/la bebé. Después de eso, será sustituido por leche madura, que será la fuente de alimentación primaria del/de la bebé durante los primeros seis meses. No hay que aceptar la lactancia como un hecho, ya que no todas las madres pueden amamantar o eligen hacerlo. Hay tantas circunstancias como mujeres. En parte porque el cuerpo tiene que entender primero cómo producir leche y también porque el/la niño/a tiene que aprender a comer. Dar de mamar puede ser difícil al principio y no le va bien a todo el mundo. Si quieres dar el pecho, asegúrate de preguntar y conseguir toda la ayuda que puedas cuando estés en el hospital. Algo que es bueno saber es que puedes pedir ayuda en la clínica pediátrica y hay centros especiales de lactancia incluso después de que hayas abandonado el hospital. 

Si la lactancia no te va bien, existen leches de fórmula que el/la bebé puede tomar desde que nace. Aunque hay muchos en el campo de la asistencia sanitaria que recomiendan que la madre dé el pecho siempre que pueda, no es un requisito indispensable.