Embarazada en las semanas 7

Crianza compartida

Seguramente has notado que tu pareja tiene menos energía que de costumbre y ella necesita tomarse las cosas con más calma.

Los planes elaborados van a tener que quedar en un segundo plano en favor del embarazo y todo lo demás también, ya que hasta las tareas más simples pueden llegar a ser demasiado para tu pareja. Y ahí es donde entras tú. Esta es tu «hora de brillar» porque incluso las tareas más mundanas, como cocinar o limpiar, pueden parecer sobrehumanas para las fuerzas de tu agotada compañera.

Con el embarazo pasándole factura, su humor puede decaer bastante, lo que puede desembocar en sentimientos de duda e inseguridad acerca del/de la bebé. Es en momentos como estos cuando necesitas recordar el mantra: «¡Todo es completamente normal!». Tal vez puedas levantarle el ánimo con pequeñas sorpresas que sepas que le van a gustar para recordarle que lo está haciendo bien y que la quieres tal como es.