Embarazada en las semanas 7

Desarrollo de la madre

¿Sientes el estómago hinchado y abotargado? ¿Estás estreñida?

Es posible que las hormonas del embarazo hagan que tus intestinos trabajen más lento de lo normal. Una manera de paliar los efectos de todo eso es comer alimentos ricos en fibra, beber mucha agua y hacer mucho ejercicio.

El cuerpo se está preparando ya para nutrir al feto mediante un aumento del volumen de la sangre en el estómago. Eso puede hacer que te marees un poco a veces, como cuando has estado de pie demasiado tiempo o si estás sentada y te levantas de golpe. Es posible que tengas las pulsaciones altas, en gran medida debido a que tu corazón también está haciendo horas extra para bombear los altos volúmenes de sangre por todo el cuerpo. Los pezones pueden verse más pronunciados, y la areola se volverá varios tonos más oscura. También es posible que los vasos sanguíneos sean más prominentes.

Si tienes problemas en abrocharte los pantalones, eso es que los intestinos se te están hinchando (especialmente si es el primer embarazo). En unas semanas, seguro que podrás ponértelos sin problemas... por lo menos durante un tiempo.