Embarazada en las semanas 40

Desarrollo de la madre

Es un momento que te pone a prueba.

Además, seguramente notarás falsas contracciones de parto, que son bastante molestas. Estas contracciones son la forma que tiene el cuerpo de prepararse para el proceso del parto. A diferencia de las contracciones de parto, estas se calman si cambias de postura para volver más adelante.

Las contracciones pueden ser tanto irregulares como regulares. Si es tu primer hijo/a, puede que te sea difícil reconocer la diferencia entre una contracción «de prueba» y una contracción de parto. Especialmente cuando se vuelven más intensas. Como siempre, si no estás segura deberías contactar con tu clínica de maternidad. Llama a la clínica si tienes tres contracciones cada diez minutos. Hazlo también si rompes aguas, si estás sangrando o si estás preocupada en general.