Los primeros días de lactancia materna

El patrón de lactancia difiere de un/a bebé a otro/a. Algunos bebés duermen casi todo el primer día después del nacimiento, mientras que otros quieren comer de inmediato y con frecuencia. Aunque tu prioridad no eres tú, asegúrate de dormir en cuanto tengas la ocasión, aliméntate bien y asegúrate de beber suficientes líquidos.

Ingela Ågren

2 de lectura

Una reseña de Ingela Ågren

Los primeros días de lactancia materna
Foto:Preggers

Los bebés generalmente quieren comer constantemente durante el primer día y pueden estar inquietos a menos que estén descansando sobre el pecho. El estómago del bebé es muy pequeño, solo del tamaño de una cereza, y necesita alimentarse con frecuencia. Deja que el/la bebé mame como y cuando quiera, ya que esto estimulará la producción de leche de la madre y la alineará con las necesidades del bebé. La mayoría de los bebés pierden peso durante los primeros días después del nacimiento, debido a la pérdida de líquidos. Los bebés recién nacidos sanos son capaces de sobrellevar esta pérdida de peso, así como las cantidades pequeñas de leche materna que reciben al principio. Deberían recuperar el peso perdido en el transcurso de unos días.

La lactancia materna puede requerir mucho tiempo al principio. Trata de encontrar una posición cómoda, sentada o acostada. La alimentación frecuente aumenta la producción de leche de la madre y después de aproximadamente tres días, el volumen de leche habrá aumentado. Es muy común que se produzca una mastitis, que es causada por una acumulación de sangre y otros fluidos en el tejido mamario. Los senos pueden volverse grandes, hinchados, incómodos y doloridos, y la piel puede ponerse roja. Algunas mujeres experimentan una subida de temperatura. Los síntomas son similares a la congestión mamaria. La mastitis es completamente natural, pero causa incomodidad e incluso dolor. La aplicación local de calor puede ser relajante o incluso una ducha caliente puede ayudar. El dolor generalmente termina después de unos días si se permite que el/la bebé coma tan frecuentemente como quiera.

Una vez que la inflamación disminuye, muchas mujeres se preocupan de que la producción de leche se pueda haber reducido o cesado por completo. Sin embargo, es la hinchazón del tejido mamario lo que ha disminuido y la leche materna todavía está ahí. Si los senos y los pezones se hinchan demasiado y no permiten dar el pecho, es posible que debas extraer la leche materna a mano antes de dar de comer a tu bebé.

Ingela Ågren

Una reseña de Ingela Ågren

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.