Embarazada en las semanas 22

Crianza compartida

Agárrate, que vienen curvas.

Con una complexión tan chiquitita, el corazón del/de la bebé no para de hacer horas extra, a razón de 110 a 160 latidos por minuto (si lo comparamos con el nuestro, que late entre 60 y 80 veces). Se ha dicho que, si tienes suerte y acercas la oreja a la barriguita, deberías ser capaz de escuchar los latidos del corazón del/de la bebé. Sin embargo, las matronas no lo recomiendan tan pronto, porque existe el riesgo de que no oigas nada y eso puede ser causa de preocupaciones innecesarias. Así que espérate a las visitas con la matrona.

Ahora tenéis una buena oportunidad para apuntaros a un curso de medicina preventiva antes del parto. Dado que es probable que tu pareja se encuentre mucho mejor, también será una oportunidad añadida para que paséis más tiempo juntos. Un paseo, una sesión de ejercicios, un curso de yoga o no hacer nada de nada: ahora todo es igual de bueno para que lo aprovechéis. Todo vale mientras os haga disfrutar de la compañía mutua.