Una pequeña guía de portabebés

¿Sabías que el ser humano ha llevado a sus hijos en brazos durante miles de años, con y sin ayuda? Llevar a tu hijo/a en brazos es muy tierno, pero (a largo plazo) puede resultar agotador. Tu hijo/a va creciendo a la vez que la necesidad de cercanía todavía está muy latente.

2 de lectura

Una pequeña guía de portabebés
Foto:Ergobaby.se

Elegir el portabebés correcto hará que sea más fácil (y más agradable) para el cuerpo llevar al/a la bebé. Podrás llevarlo/a más tiempo y además tendrás los brazos libres para hacer cualquier otra cosa. Ten en cuenta que, si vas a llevar a tu hijo/a durante períodos más largos, es importante no sobrecargar los hombros, ¡un cinturón de cadera a medida puede ser de gran ayuda!

El portabebés debe ser fácil de usar; fácil de poner y quitar; y fácil de ajustar. Y, cómo no, quieres que sea fácil meter y sacar al/a la niño/a. Los recién nacidos no vienen con tanta paciencia a la hora de colocar los pies y los brazos de forma correcta en el portabebés.

Dado que un portabebés cuesta lo suyo, es importante tener en cuenta el período de uso. Tu hijo/a va creciendo por lo que quieres uno que te permita llevarlo/a por un período largo de tiempo y también uno donde puedas cambiar las posiciones de uso: frente a ti, de espaldas a ti, en la cadera o en la espalda.

Es importante probar el portabebés antes de comprarlo. El portabebés que se adapta a ti puede no venirle igual de bien a tu pareja. 

Mantén esto en mente:

● Sigue siempre las instrucciones del fabricante/distribuidor para asegurarte de que estás utilizando el portabebés correctamente.

● Los bebés recién nacidos que no pueden sostener la cabeza deben usar un portabebés con reposacabezas.

● Controla que no haya ninguna abertura en el arnés por donde pueda caerse el/la niño/a.

● El/la niño/a no debe colocarse en una posición en la que la barbilla presione contra el pecho, ya que se podrían bloquear las vías respiratorias.

Preggers

Una reseña de Preggers