Embarazada en las semanas 33

Desarrollo de la madre

Es probable que tu hijo/a ya se haya posicionado para el parto, con la cabeza encajada en la pelvis y los glúteos presionando contra las costillas.

La razón de esta posición es, en parte, porque la cabeza es la parte más pesada del cuerpo del/de la bebé. El desequilibrio en el peso hace que el/la niño/a se gire hacia abajo, y ahora la cabeza está en la pelvis.

El resto del cuerpo está envuelto por la mayor parte del útero en forma de pera. Que el/la niño/a esté bien posicionado/a también te beneficia a ti, dado que el parto es más fácil si lo primero que sale es la cabeza. Menos del cinco por ciento de los niños se colocan en posición contraria, esto es, de nalgas. Es lo que se llama un «parto de nalgas». Normalmente, los médicos y las matronas pueden ver que un/a bebé viene de nalgas e intentar darle la vuelta. Si no pueden, se planteará la posibilidad de un parto por cesárea.

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés para esta semana del embarazo.