Sana, fuerte y en forma

Hay muchas buenas razones por las que deberías hacer ejercicio cuando estés embarazada. Aquí tienes unas cuantas.

1 de lectura

Sana, fuerte y en forma
Foto:Preggers

Si haces ejercicio cuando estés embarazada, tu cuerpo mantendrá los niveles de azúcar en sangre más estables, lo que también reduce el riesgo de diabetes gestacional. También te resultará más sencillo mantenerte en tu peso; a su vez, esto facilitará que sigas haciendo ejercicio según vayas ganando kilos: en otras palabras, una reacción en cadena muy beneficiosa. Mejoras tu forma física y duermes mejor, lo que reduce el riesgo de depresión durante y después del embarazo. También facilita que vuelvas a hacer ejercicio cuando el embarazo haya terminado. 

Cuando haces ejercicio, el tránsito intestinal también sale beneficiado. Te encuentras mejor de la barriga y se reduce el riesgo de estreñimiento. La actividad física hace que te sientas menos hinchada en general, la postura corporal mejora y, en consecuencia, la espalda se fortalece. El ejercicio reduce también el riesgo de trombosis y aumenta las posibilidades de un parto sin complicaciones siempre que estés en buena forma física. 

Preggers

Una reseña de Preggers