Primeros signos del embarazo

Todas las mujeres y los embarazos son diferentes. La mayoría no siente ningún signo de embarazo hasta que el óvulo fecundado se ha adherido al útero. Puede que empieces a sospechar cuando no te viene la regla... Los primeros signos del embarazo no son fáciles de reconocer, sin embargo, hay algunos signos que pueden revelar muy tempranamente que estás embarazada. Aquí puedes leer acerca de los primeros signos del embarazo.

Jenny Jansson

6 de lectura

Verificada por Jenny Jansson

partera licenciada

Primeros signos del embarazo
Foto: Preggers

Si estás tratando de concebir de forma activa, es probable que notes los primeros signos del embarazo debido a que estás más alerta al respecto. El cerebro es bueno para focalizarse en lo que queremos o deseamos. También es bueno saber que puedes estar embarazada sin sentir ningún signo o sin tener ningún síntoma.

El signo más temprano y más común del embarazo es la ausencia de menstruación, siempre que tengas un ciclo menstrual regular. Una pequeña e inusual cantidad de sangrado que parece haberse producido unos días antes de tiempo. Se trata del llamado sangrado de implantación producido cuando el óvulo fecundado se adhiere a las paredes del útero. Por lo tanto, el sangrado de implantación también es un signo temprano de embarazo.

Sentirse enferma es el signo más clásico, incluso si la sensación es muy diferente de una mujer a otra. Un signo temprano del embarazo son las náuseas que se producen durante la semana 6, debido al aumento de la cantidad de hormonas del embarazo. Algunas mujeres no se sienten mal en absoluto, mientras que otras tienen que correr y vomitar durante la mayor parte del embarazo.

El dolor menstrual y el dolor de vientre pueden confundirse al principio del embarazo. El dolor es leve pero persistente y se encuentra en la parte inferior del abdomen y en la parte inferior de la espalda. Este dolor puede ser un signo temprano del embarazo que se produce debido al rápido crecimiento del útero en un corto período de tiempo.

El dolor de cabeza también puede ser una temprana señal de embarazo. Cuando los cambios hormonales provocan un aumento de la progesterona pueden causarte dolores de cabeza. Evita los medicamentos con ácido acetilsalicílico (aspirina), mejor utiliza comprimidos con base de paracetamol, si el dolor de cabeza es intenso.

Durante las primeras semanas del embarazo puedes experimentar cambios en tus pechos. Esto se debe al aumento de los niveles de las hormonas de progesterona, estrógeno y prolactina, mientras el cuerpo se prepara para la inminente producción de leche. Los pechos pueden aumentar de tamaño, estar algo abultados y, en ocasiones, más sensibles e irritables. Los pezones también pueden aumentar de tamaño, tornarse más oscuros y rígidos e incluso pueden picar y volverse algo irregulares.

Si quedas embarazada, es posible que tengas una temperatura corporal elevada. La temperatura normal del cuerpo suele ser más alta en el momento de la ovulación. Este aumento de temperatura corporal, de aproximadamente medio grado, se mantiene si finalmente quedas embarazada. Si notas que la temperatura de la ovulación no baja, como de costumbre, puede tratarse de una señal temprana de embarazo.

Quizás sientes la necesidad de orinar con más frecuencia y tienes que levantarte en medio de la noche para orinar; lo cual podría ser una señal temprana de embarazo. Esto es normal que ocurra aproximadamente entre las 6 y 10 semanas de embarazo debido a que el útero se agranda y ejerce presión sobre la vejiga y debido a que los riñones están sobrecargados, provocando una mayor cantidad de orina en la vejiga. Lo que a su vez se debe al aumento de la cantidad de sangre en el cuerpo.

Los cambios hormonales en el cuerpo comienzan inmediatamente cuando quedas embarazada. También pueden provocar cambios repentinos de humor que ni tú ni tu entorno pueden comprender. Probablemente estás más sensible y empiezas a llorar en cualquier momento y sin ningún motivo.

La fatiga extrema es un signo común y temprano del embarazo. Durante las primeras ocho a diez semanas, puedes sentirte indescriptiblemente cansada. Probablemente esto se deba al aumento de la progesterona que se produce al inicio del embarazo. Esto, en combinación con las funciones de tu cuerpo que ahora trabaja al 100 %, puede hacer que te sientas completamente agotada.

Muchas mujeres sienten que el sentido del olfato cambia de tal manera que, de repente, no pueden soportar algunos olores. Lo mismo sucede con el sentido del gusto. Puede ocurrir que tu sentido del gusto cambie de tal manera que, de repente, quieres comer cosas muy raras o tienes los denominados «antojos», es decir, un deseo caprichoso y pasajero de obtener determinados víveres. También puedes sentir repentinamente una sensación de asco hacia aquello que normalmente te gusta.

Un signo temprano y un poco extraño del embarazo es el sabor a metal en la boca. Los motivos de que esto ocurra no se pueden garantizar, si bien puede deberse a que las encías se vuelven más sensibles cuando estás embarazada, lo cual hace que éstas sangren fácilmente.

La intensa producción de hormonas sexuales femeninas en el cuerpo durante el embarazo hace que, a menudo, el sistema digestivo se vea afectado. Esto se debe a la segregación hormonal de progesterona que se produce durante el embarazo. Una barriga hinchada al inicio del embarazo no necesariamente se debe al crecimiento del bebé, sino a problemas con la digestión ya que no funciona del todo bien, lo que provoca un estómago denso y con gases.

Otro signo temprano del embarazo es el flujo vaginal (leucorrea) procedente de la vagina. Las hormonas cambian cuando te quedas embarazada por lo que es normal segregar más flujo vaginal (leucorrea) que nunca, normalmente de color blanquecino e inodoro.

Si de repente te sientes rara, mareada o te desmayas cuando llevas mucho tiempo de pie o te levantas rápidamente, puede ser un signo temprano de embarazo. Esto se debe a que la presión arterial baja al inicio del embarazo. Esto afecta principalmente a las mujeres que ya padecen una presión arterial baja. La presión arterial generalmente se estabiliza después de un tiempo y es controlada regularmente durante todo tu embarazo.

Jenny Jansson

Verificada por Jenny Jansson

partera licenciada

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.