El flujo vaginal mantiene la higiene

Desde la pubertad, el cuerpo femenino empieza a segregar flujo vaginal (leucorrea), un líquido transparente que humedece las membranas mucosas. La secreción del flujo vaginal es la forma natural que tiene el cuerpo de mantener la vagina limpia y protegida.

Jenny Jansson

3 de lectura

Verificada por Jenny Jansson

partera licenciada

El flujo vaginal mantiene la higiene
Foto: Inciclo on Unsplash

La leucorrea procede de la vagina o del cuello del útero y su cantidad varía durante la regla, normalmente es abundante justo antes de la menstruación y gelatinosa, como la clara del huevo, durante la ovulación. El flujo vaginal suele tener un olor ligeramente agrio, una textura viscosa y puede adquirir un color amarillento o amarronado cuando entra en contacto con el aire.

Flujo vaginal abundante o anormal

Los problemas en la vagina en ocasiones afectan al flujo vaginal. Si crees que el flujo vaginal huele más de lo habitual, es más abundante o su color tiene un tono más oscuro o verdoso, puede deberse a una infección en la vagina. El flujo vaginal también podría tornarse granulado o mezclado con restos de sangre. En estos casos, deberías contactar con un ginecólogo. Si tienes una secreción normal pero abundante, puedes aprovechar para ventilar tu vagina por la noche y dormir sin bragas. Durante el día, podría ser cómodo utilizar bragas y protege-slips un poco más holgados.

Flujo vaginal lubricante

Una variante del flujo vaginal abundante se produce cuando estás sexualmente excitada. Se denomina lubricación y es un lubricante propio del cuerpo que se produce para proteger las membranas mucosas durante el coito.

Cambios en el flujo vaginal

Con el embarazo, el flujo vaginal puede cambiar debido a la influencia de las hormonas. Esto también puede ocurrir si utilizas anticonceptivos que contienen hormonas. En torno a la menopausia, el flujo vaginal puede volverse persistente si las membranas mucosas están secas.

Su función es la de asegurar la limpieza de la vagina

Recuerda que la secreción del flujo vaginal es la forma que tiene la vagina de mantenerse limpia por sí sola. Por lo tanto, no es necesario lavarla por dentro. El jabón y el gel de ducha perfumados, así como un baño de espuma, pueden alterar el equilibrio bacteriano natural de la vagina y provocar una secreción anormal. Si no estás segura de lo que es normal para tu vagina, tu misma puedes hacerte un control del PH vaginal. Pide asesoramiento en la farmacia. O ve al Centro de Salud o a tu ginecólogo para averiguar si hay alguna anomalía.

Jenny Jansson

Verificada por Jenny Jansson

partera licenciada

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.