Los mitos del embarazo

Hay muchos mitos acerca de estar embarazada y dar a luz a un/a bebé que son auténticos clásicos. ¿Has oído hablar de alguno?

2 de lectura

Los mitos del embarazo
Foto:Preggers

Es posible controlar y provocarse una misma el parto y, si comes sal, entonces será niño. ¿Qué? No, eso no es verdad. Los cuentos de vieja y la rumorología siempre han creado y aderezado mitos sobre el embarazo y el parto. No hay de qué asombrarse, ¡porque todo el proceso es asombroso!

Ni correr escaleras arriba ni comer piña pueden provocar el parto. El/la bebé llega cuando está listo/a para llegar. ¿En serio? Pero los niños que nacen en un avión vuelan gratis el resto de sus vidas, ¿no? Esto... siento tener que decírtelo, pero es más bien al revés. Las aerolíneas tienden a disuadir o incluso a impedir que las mujeres embarazadas viajen a partir de ciertas etapas del embarazo. Puede que hayas oído que la palabra «cesárea» proviene del nombre del emperador romano Julio César, ya que él nació de esa forma y por eso se llama así. Pero no, ni siquiera eso es verdad. No comas cosas picantes o tu hijo/a tendrá cólicos. Nope, no es verdad. Te pueden producir ardores, eso sí. Si escuchas a Mozart tu hijo/a saldrá superinteligente, igual que si le enseñas lengua de signos para bebés. Desgraciadamente, no funciona así. La música afecta a los niños, es verdad, pero no está claro cómo lo hace ni si tiene que ser específicamente Mozart. La lengua de signos para bebés también es un tema controvertido, y se ha demostrado que los vídeos educativos para niños pequeños retrasan el desarrollo del lenguaje. Lo que sí es cierto, sin embargo, es que ¡los bebés necesitan sentir el calor y el contacto directo con personas de verdad y que los quieran mucho!

Preggers

Una reseña de Preggers