Debería ser maravilloso. Entonces, ¿por qué estamos teniendo una crisis de pareja ahora?

Discusiones, irritabilidad y desacuerdos... ¿qué le ha pasado a vuestra relación después de que hicieras pis en un «stick» que mostró dos líneas?

3 de lectura

Debería ser maravilloso. Entonces, ¿por qué estamos teniendo una crisis de pareja ahora?
Foto:Preggers

Durante el embarazo, tu relación llega a un punto crítico. Si el amor se basaba en algo completamente distinto, los términos ahora son diferentes y muchas relaciones experimentan un poco de miedo. Quizás incluso actitudes frías. Muchos sentimientos afloran tanto en el exterior como en el interior.

Tal vez empieces todas tus frases con: «pero cuando llegue el/la bebé no puedes...» y luego desarrolles una actitud más crítica hacia los hábitos actuales de tu pareja, que podrían no corresponderse con la imagen que lo que tienes delante con un cuelgabebés al pecho. Tal vez te pongas celosa por nada y tensa con cualquier mensaje de texto que llegue al móvil de tu pareja, algo que puede afectar a vuestra confianza mutua. 

Sí, muchas cosas están sucediendo en este momento. Quizás te estés cuestionando a ti misma y tu aspecto físico. «¿Por qué está conmigo? Podría estar con cualquier otra persona, ¿no?». En otras palabras, la mayoría de los sentimientos están a flor de piel, y como mujer, a menudo estás en una situación vulnerable, y es común que te sientas sensible y débil. Podrían volver a aparecer muchos sentimientos profundos y viejos fantasmas. Esto también involucra al padre, surgen muchos sentimientos y hay muchas cosas para las que no está preparado. Dado que tú como madre estás en el centro de todo, vuestra relación entra en una fase diferente.

Los cambios corporales y el aumento de la fatiga a medida que tu cuerpo se vuelve más pesado hacen que no tengas tanta energía ni ganas de satisfacer las necesidades de tu pareja. Tal vez ni siquiera las tuyas: estás ocupada actuando como un invernadero para el/la bebé que esperáis juntos.

Si antes eras una persona muy productiva y eficiente, una actitud estricta hacia ti y tu rendimiento, también durante el embarazo, podría ser la causa de más frustraciones e irritación que deben salir por algún lado. Algunas mujeres no planean cambiar nada en sus vidas por el bien del embarazo; todo debería seguir como estaba. Y el embarazo tampoco debería ser visible, a pesar de la fatiga que parece acrecentarse cada vez más. En pocas palabras, la mujer quiere estar en todas partes y vivir su vida como siempre lo ha hecho. Esto puede afectar mucho a una relación, cuando la mujer no quiere escuchar a su cuerpo o a su cabeza.

¿Quieres que vuestra relación funcione? Hablad entre vosotros.

Para que la transición a la vida de padres tenga lugar de la manera más fluida posible (y sin sobresaltos), tenéis que hablar, hablar y hablar. Cuantas más conversaciones tengáis, mejor será la relación. Si tu relación ya estaba patas arriba, debes prepararte para momentos aún peores ahora e incluso durante los primeros años de la infancia. Pero la preparación y el diálogo son elementos clave. Y no tengáis miedo de buscar ayuda.

Preggers

Una reseña de Preggers