Lo mejor y lo peor...

...¡de estar esperando un/a hijo/a!

2 de lectura

Lo mejor y lo peor...
Foto:Preggers

Estar embarazada no es un camino de rosas... A veces, necesitas que te recuerden que no tiene nada de malo admitir que hay partes de la vida de una embarazada que son un asco. No nos importaría saltarnos las peores partes de estar esperando un/a bebé. Como las náuseas. Esa horrible sensación de mareo, como de estar en un barco, una semana detrás de otra, nada más empezar. O tener que ir al baño cada quince minutos cada noche, sí o sí, ¡ains! (suspiro). Ardores y reflujo ácido, puaj. Eso tan molesto de que nos traten de forma especial, como si estuviéramos enfermas, ¡venga ya! Las contracciones de Braxton Hicks, la preocupación de cómo va a ir todo... ¡socorro! 

Pero, por suerte, las cosas positivas pesan más que las negativas. Una experiencia positiva que igual puede resultar sorprendente es que el foco se traslada a alguien que no somos nosotras, de una forma completamente nueva. Esto crea un poderoso sentimiento de presencia significativa, y nos damos cuenta de que la vida no es solo desempeño y carrera profesional. La vida exterior se retrae en favor de la vida interior y esa vida chiquitita, chiquitita que está en nuestro vientre se convierte en algo más grande que cualquier otra cosa. Es casi difícil de asimilar. Ser capaz de seguir el desarrollo fetal semana a semana y empezar lentamente a entender en profundidad que ahora todo está cambiando... es grande. Sentir la primera patadita, que demuestra que todo es real, es increíble. ¡Llevas dentro el regalo más grande, el de la vida! 

Preggers

Una reseña de Preggers

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.