Disfruta del embarazo

«¡Tú disfrútalo!», dice la gente... Pero, ¿qué es lo que se hace exactamente cuando se disfruta del embarazo?

3 de lectura

Disfruta del embarazo
Foto:Preggers

Hay un montón de maneras sencillas (y económicas) de disfrutar de la vida cuando estás embarazada. La mayor parte del tiempo se trata de darse cuenta de que solo hay que disfrutar... de hecho, es lo que tendrías que hacer. Una mamá feliz que está bien es sinónimo de un/una bebé feliz en la barriga. Ahora mismo, ser un poquito perezosa es algo bueno; de hecho, es algo por lo que esforzarse.

Reserva días y tardes sin actividades y concédete tiempo para no hacer nada. Esto infundirá calma a tu alrededor y en tu interior y les dará espacio a tus pensamientos, a todo ese montón de pensamientos que tienes.

Relájate en una cómoda silla reclinable y mímate con revistas de páginas brillantes, o sé un poco «nerd» y lee libros gordos sobre embarazos y psicología infantil. ¿Te apetece compañía? A estas alturas del embarazo, es probable que no tengas ganas de salir por ahí de noche con tus amigos. En vez de eso, invítalos a casa y organiza una agradable noche de pelis, palomitas y risas. O pídeles que traigan para la cena algo de comida para llevar.

Asegúrate de que hablas a menudo y mucho con la habichuelita que llevas en la barriga y haz que sea entrañable para los dos. Enciende velas, ahueca los cojines y envuélvete en una manta bien suave. ¡Léete un libro! Cuando llegue el/la bebé, pensarás en la lectura como un lujo. ¡Aprovecha ahora! Seguramente ya habrás oído a padres con niños pequeños comentar que «no se acuerdan de la última vez que leyeron un libro»... Alterna entre actividades tranquilas y creativas. Aprovecha la oportunidad para reorganizar los muebles en casa, piensa en soluciones ingeniosas para cuando llegue el/la bebé. Crear algo en casa es maravilloso, deja fluir la imaginación, sueña y prepárate. Asegúrate de que disfrutas de momentos como esos.

Si un día estás llena de energía, ordena tu armario o limpia el trastero. Haz sitio para cosas nuevas. Este es el mejor momento para hacerlo. Las manualidades también son divertidas. Consigue un álbum, haz un encantador «collage» y cuenta una historia sobre tu viaje a través del embarazo. Escribe una historia que hable de cuando conozcas a tu bebé. Deja que fluya tu creatividad. Puede hacer maravillas por tu bienestar.

Los cuidados de belleza hacen magia. Date un capricho con una maravillosa loción, báñate (si tienes bañera) o ve a nadar a un «spa». Hagas lo que hagas, no tengas prisa. Pon música tranquila y relájate. Crea una lista de reproducción que te motive y con la que puedas bailar cuando te apetezca hacer ejercicio. Hazle una lista de reproducción a tu bebé con nanas, cuentos de hadas y canciones infantiles. ¿Igual necesitas cantarte a ti misma una nanita? Asegúrate de hacer varios descansos cortos durante el día y no te preocupes si no duermes del tirón por las noches. Entrena para relajarte, tanto física como mentalmente, incluso si tu cuerpo está tenso y tus pensamientos se aceleran.

Olvídate de los platos y la aspiradora y deja de quejarte de los cambios hormonales. Disfruta de ser un poco descuidada y de la dicha de ser capaz de sentir las poderosas emociones que sientes en este momento. Cuando te sientas melancólica por un momento, date cuenta de que no solo pesan los momentos difíciles: ¡la cara positiva de las cosas es también mucho más positiva si decides verlo así!

Preggers

Una reseña de Preggers