Embarazada en las semanas 31

Desarrollo de la madre

Ahora tienes la barriga tan grande que afecta a tu movilidad en casi todo lo que haces.

Es más difícil agacharse, darse la vuelta en la cama o levantarse del sofá. Es posible que el cuerpo haya empezado a reaccionar con contracciones cuando te fuerzas demasiado, lo que indica que deberías aflojar un poco.

Cada respiración necesita alrededor de un 20 % más de oxígeno y también más dióxido de carbono para asegurar los niveles de oxígeno adecuados para ti y para el/la niño/a. En consecuencia, los pulmones tienen que trabajar más, lo que te puede dejar «sin aliento», así que ralentiza el ritmo. Si no te has apuntado a clases para embarazadas y futuros padres, ya es hora de que lo hagas.