El tabaco y el alcohol cuando estás embarazada

Lo mejor es que te abstengas por el bien de tu hijo/a: es un periodo de tiempo muy corto en tu vida, pero con perspectiva a largo plazo.

3 de lectura

El tabaco y el alcohol cuando estás embarazada
Foto:Preggers

Probablemente, todo el mundo sabe que no se debería beber alcohol ni fumar cuando se está embarazada. 

Fumar perjudica la oxigenación del feto y aumenta el riesgo de sufrir un aborto. Así que solo tienes una opción: ¡deja de fumar! El snus, un estimulante con nicotina similar al rapé que se conoce también como «tabaco sin humo», también puede dañar al feto. Además, diversos estudios muestran que el riesgo de aborto se incrementa hasta en un 60 % en las mujeres que consumen snus. 

Incluso con el alcohol debería haber tolerancia cero. Se recomienda que no bebas alcohol si te quieres quedar embarazada o acabas de descubrir que lo estás. Si es así, abstente de beber alcohol durante el resto del embarazo. Cuanto menos esté expuesto el feto al alcohol, mejor. Según los expertos, el feto está expuesto a sustancias nocivas si la mujer embarazada bebe alcohol. Nadie puede dar una respuesta a qué cantidad de alcohol puede asumir el feto sin sufrir algún tipo de daño permanente. En consecuencia, se recomienda la abstinencia completa de alcohol durante el embarazo. 

El tabaco aumenta los riesgos para el feto y el/la bebé en varios frentes, por ejemplo, abortos, anomalías, deformidades, partos prematuros, síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) conocido también como «muerte en cuna» o «muerte blanca», TDAH y alergias. Al fumar, la madre inhala el monóxido de carbono que bloquea la absorción de oxígeno de los glóbulos rojos. Cuanto más fumas, mayor es el déficit de oxígeno. El feto absorbe el doble de monóxido de carbono que la madre y el gas, cuyos efectos son mortíferos, permanece durante más tiempo en el feto. La nicotina y los otros cientos de sustancias nocivas presentes en el humo del tabaco se transfieren directamente al feto, desprotegido y en desarrollo. 

Se ha avanzado mucho en lo que respecta a nuestra concienciación sobre los riesgos del tabaco y el alcohol. Las instituciones de protección de la infancia han dejado de adoptar una «estrategia asustaviejas»: recordar constantemente a las mujeres la ristra de riesgos asociados a comportamientos nocivos podría ponerlas nerviosas y propiciar que algunas se pongan a la defensiva. Para algunas puede ser difícil superar la adicción al tabaco: la mayoría de la gente sabe que deberían dejar de fumar, pero igualmente resulta difícil. En la actualidad, las matronas trabajan según un modelo más efectivo, con charlas motivacionales. Tienen en cuenta la situación de cada mujer y le proporcionan apoyo en vez de estigmatizarla. La mayoría de distritos disponen de especialistas en terapias para dejar de fumar que proporcionan apoyo extra a mujeres embarazadas que solicitan ayuda y apoyo. 

Abstente del alcohol y del tabaco durante todo el embarazo por el bien de tu hijo/a. Si crees que puede ser un problema, recuerda que es solamente durante un corto periodo de tiempo de tu propia vida, pero estás sentando las bases de la futura y, con suerte, larga vida de tu hijo/a. 

Fuente: Swedish Health Care Guide (Guía de Atención Sanitaria sueca)

Preggers

Una reseña de Preggers

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.