Miedo al parto: hay que tomárselo en serio

Olvídate del «parto perfecto», ¡eso no existe! Aprende a gestionar tus sentimientos en vez de reprimirlos.

4 de lectura

Miedo al parto: hay que tomárselo en serio
Foto:pixabay.com

Si estás preocupada y asustada antes del parto, ¡tómate en serio tus sentimientos! Lo que sientes es normal y digno de respeto. El miedo es una parte natural de la preparación mental, pero no tiene que controlar tu vida (ni debería hacerlo). En algunos casos, el miedo al parto puede ocupar una cantidad de espacio desproporcionadamente grande y convertirse en un problema si no aprendes a gestionarlo. Hay mucha información para que puedas leer y una serie de cosas que puedes poner en práctica por ti misma durante el parto. 

En primer lugar, es importante que normalices el miedo. Esto quiere decir que tienes que entender que el miedo es un sentimiento, no una amenaza. Habla con alguien de confianza, como tu pareja, tu matrona o similar. Intenta describir con palabras cómo reaccionas normalmente al miedo. ¿Cuáles son las señales? ¿Puedes detener el miedo haciendo lo contrario? Aprende cómo afecta el miedo a tu cuerpo y cómo controlar tus sentimientos controlando tu lenguaje corporal. Por ejemplo, es habitual encogerse de hombros hacia arriba, hablar con «voz de pito», respirar con fuerza y, en algunos casos, experimentar visión en túnel si estás asustada. Intenta identificar el control positivo y el negativo: lo que puedes controlar y lo que no. Analiza cómo te afecta el miedo, lee y documéntate sobre el tema o pídele a tu matrona que te ayude con ejercicios específicos.  

En el mismo momento del parto, la «táctica opuesta» resulta muy eficiente. Cuando estamos asustadas, a menudo nos ponemos en «modo avión» y encogemos los hombros hacia arriba, apretamos las mandíbulas, respiramos rápido y hablamos con «voz de pito». Esto hace que la adrenalina fluya disparada a través del cuerpo, lo que ralentiza el parto. En vez de eso, haz lo contrario: relaja los hombros hacia abajo, deja caer la mandíbula inferior y habla con voz apagada. Al hacerlo, estarás ayudando al útero a trabajar correctamente, y lo mismo es válido para cuando entres en la etapa de empujar. Deberías practicarlo con antelación, ya que así te resultará más sencillo cuando llegue la hora de la verdad. 

Durante el parto mismo, terminar cada contracción con un par de suspiros profundos para indicar que ahora toca descansar es una buena idea. Así, tu cuerpo se relajará. Aprovecha al máximo los descansos que puedas hacer e intenta descansar entre contracciones. Haz siestas cortas y reparadoras, ya que te ayudarán a mantenerte centrada si el parto se alarga. ¡Incluso dormirse durante el parto es perfectamente correcto! 

Lee e infórmate sobre las diferentes etapas del parto. Es bueno que dispongas de esa información, y hará que te resulte más fácil entender y reconocer en qué etapa estás. Intenta abrir la mente y piensa que vas a vivir una experiencia como el parto momento a momento de manera consciente e informada. Tal preparación, práctica y actitud reduce el riesgo de que te dejes llevar por el pánico si el parto se complica. No te hagas una idea preconcebida sobre cómo va a ser el parto para ti: puede que acabe durando cuatro horas o cuatro días, eso es algo que no puedes controlar de ninguna manera. En su lugar, intenta llenarte de anticipación amorosa y positiva y asegúrate de llegar bien preparada: ¡con eso basta! 

Muchas mujeres se apuntan a clase de «Lamaze» antes de dar a luz. Las clases «Lamaze» de preparación al parto son muy apreciadas por sus participantes y ayudan a entender el parto y lo que tú y tu potencial pareja podéis hacer para que la experiencia que vais a vivir sea mejor y más sencilla. Si estás preocupada, te recomiendo que le eches un vistazo a ese tipo de clases: ¡a menudo resultan muy útiles y te ayudarán a sentirte preparada para el gran día! 

Cuando todo haya terminado y el/la bebé haya nacido, piensa en el parto, habla de la experiencia e intenta darte cuenta de que todo lo que sucedió lo hizo por algún motivo, incluso si fue difícil. ¡Siéntete orgullosa de ti misma y recuerda que lo conseguiste!

Preggers

Una reseña de Preggers

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.