¿Qué es exactamente el SPM?: Solucionamos las dudas en torno al concepto

SPM es la abreviatura de síndrome premenstrual. Este síndrome es ocasionado por los cambios hormonales producidos entre la ovulación y la menstruación, pudiendo causar dolores y molestias en algunas mujeres. El 80% de las mujeres se ven afectadas física y mentalmente por este síndrome, aunque algunas más que otras. Tener un control sobre cómo manejar tu SPM puede afectar positivamente a tu vida.

5 de lectura

¿Qué es exactamente el SPM?: Solucionamos las dudas en torno al concepto
Foto: S L on Unsplash

Los síntomas del síndrome premenstrual pueden ser muchos, algunos ejemplos son: el dolor en los pechos, la hinchazón, el aumento temporal de peso, la fatiga, dolores de cabeza, dolor en las articulaciones, problemas para dormir, malestar estomacal y, no menos importante, el mal humor. El aumento del apetito y del antojo de dulces también son síntomas muy comunes. Muchas mujeres tienen antojo de chocolate, por lo que la primera recomendación es evitarlo ya que crea fluctuaciones del azúcar en la sangre capaces de provocar cambios de humor más severos.

Síndrome premenstrual (SPM) y el trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

La mitad de las mujeres que padecen SPM buscan atención médica. Algunas mujeres se sienten tan mal que necesitan medicación y la obtención de TCC (terapia cognitivo conductual). La afección más grave es el llamado trastorno disfórico premenstrual (TDPM) ya que puede provocar depresión. Se calcula que entre el 3 % y el 5 % de las mujeres padecen TDPM, cuyos síntomas devienen tan severos que afectan muy seriamente la vida diaria de las mujeres, su vida laboral, así como sus relaciones con los demás.

Las mujeres que padecen ciertas enfermedades pueden experimentar un empeoramiento de las mismas durante el síndrome premenstrual o durante el trastorno disfórico premenstrual. Un ejemplo de ello es el empeoramiento del herpes vaginal y de las migrañas. Existen otras afecciones que pueden confundirse con el síndrome premenstrual o con el trastorno disfórico premenstrual, tales como los problemas de tiroides y la fatiga. Pide ayuda si tienes problemas y asegúrate de que tus síntomas son estudiados adecuadamente por un facultativo.

Muy individual

Las emociones también se ven afectadas por los cambios hormonales, los cuales pueden producir mal humor, irritación, depresión y también pueden generar el llanto. El SPM es un síndrome que afecta de forma muy individual a cada persona. Algunas mujeres solo experimentan molestias durante un tiempo o síntomas muy leves, mientras que otras no padecen nada en absoluto. El síndrome premenstrual desaparece durante la menopausia, cuando cesa la menstruación.

Posibles causas

Después de producirse la ovulación y hasta el momento de la menstruación, los niveles de progesterona son particularmente más altos. Las afecciones ocasionadas por el síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual parecen estar relacionadas con la hormona sexual femenina, también denominada hormona luteinizante (progesterona). Sin embargo, no se han obtenido respuestas definitivas acerca de cuáles son exactamente las causas. Se cree que se debe a un aumento de la sensibilidad en la mujer producida cuando el cuerpo descompone la progesterona, provocando cambios también en el cerebro. Las dolencias comienzan unos días o semanas antes de la menstruación. Normalmente, estas dolencias suelen desaparecer durante la menstruación, aunque a veces vuelven a presentarse después de la siguiente ovulación.

Ayuda y paliativos

Los analgésicos y los medicamentos de venta libre pueden calmar algunas dolencias y afecciones. Las mujeres que padecen afecciones más graves podrían necesitar antidepresivos, incluso si no se detecta una clara deficiencia de serotonina. En estos casos, los antidepresivos deben utilizarse durante el período de mayor sensibilidad, es decir, justo antes de la menstruación. Los anticonceptivos hormonales funcionan para algunas mujeres como una alternativa para reducir el síndrome premenstrual. Sin embargo, tanto el síndrome premenstrual como el trastorno disfórico premenstrual pueden ser la consecuencia de un efecto secundario de algunas píldoras anticonceptivas. Por lo tanto, asegúrate de hablar con una matrona o un ginecólogo para que puedan asesorarte. Las mujeres que tienen problemas de hinchazón pueden tomar diuréticos. También se ha demostrado que las terapias cognitivo conductuales (TCC) son muy beneficiosas para algunas mujeres, como una alternativa a los medicamentos.

Puedes hacerlo tú misma

Los alimentos ricos en fibra, como el pan integral y las gachas, así como la reducción del consumo de sal y cafeína, pueden aliviar los síntomas. El ejercicio regular también parece tener un efecto positivo ya que la actividad física activa las endorfinas, las cuales pueden ayudar a sanar la depresión. Si eres fumadora, es hora de dejarlo ya que el tabaco puede agravar los síntomas.

Asegúrate de dormir adecuadamente para poder controlar mejor el estrés. Si estás «en pie de guerra» prueba a hacer ejercicios de relajación ya que los síntomas podrían empeorar si estás estresada. Si llevas un seguimiento de tu ciclo menstrual, podrás ser capaz de controlar más fácilmente tu síndrome premenstrual, reduciendo el estrés y aumentando el descanso durante los períodos más complicados.

No dudes en pedir ayuda a un médico o psicólogo si tus síntomas empeoran.
Para obtener la ayuda necesaria, debes documentar cómo te sientes los días anteriores a tu regla. ¡Es muy bueno llevar un diario para el seguimiento de tu menstruación!

Swedish Healthcare Guide 1177

Fuente: Swedish Healthcare Guide 1177

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.