Embarazada en las semanas 23

Desarrollo de la madre

¿Todavía no has engordado mucho peso?

Entonces prepárate, porque desde ahora y durante las próximas semanas eso va a empezar a cambiar, dado que el/la bebé va a duplicar su peso. En consecuencia, es importante que lleves una dieta equilibrada para asegurarte de que ingieres todos los nutrientes que tu cuerpo necesita. Necesitas repostar reservas continuamente para tener energía. Cuando estás embarazada, debes evitar pasar hambre o empezar cualquier dieta, ya que tanto tú como el/la bebé necesitáis todo el alimento que podáis conseguir. Asegúrate de que tienes la nevera y la despensa llenas de alimentos saludables y cosas para picar cuando tengas ganas de hacerlo. Es posible que pierdas por completo el apetito, cosa absolutamente normal; cuando eso pasa, tener a mano cosas saludables para picar es más importante que nunca. 

El útero en expansión y el peso del/de la niño/a afecta también a los ligamentos, lo que podría derivar en dolor a ambos lados de la barriga. No es peligroso y normalmente el dolor se calma cuando descansas.