¿Qué cantidad es la adecuada?

Una preocupación habitual cuando se empieza a alimentar al bebé es qué cantidad es la adecuada en cada comida. Es fácil pensar que la cantidad en los tarros de comida para bebés que compras es la respuesta, pero en realidad está justo delante de ti: ¡Tu bebé!

Sara Ask

5 de lectura

Escrito por Sara Ask

Dietista licenciada

¿Qué cantidad es la adecuada?Foto: freepik.com

La cantidad adecuada para tu bebé dependerá de su estado de ánimo, de lo que se mueva y lo alerta que esté y de lo que coma, como la cantidad de leche materna o de fórmula que reciba durante el día. Esto es algo que puede variar mucho de un bebé a otro, aunque tengan la misma edad. Algunos bebés tienen un régimen de comidas casi adulto con alimentos listos para comer a los 8 meses, mientras que otros siguen dependiendo de la leche materna como principal fuente de nutrición, lo cual no es malo. Por eso es bueno no hacer comparaciones con los demás, sino fijarte en tu propio hijo. ¿El niño está bien y se desarrolla con normalidad? ¿El bebé crece como se espera? El crecimiento normal es una buena señal de que el bebé está recibiendo suficiente alimento y nutrición. Si hay alguna duda sobre el crecimiento, la enfermera del centro de salud infantil te lo indicará.

Como padres, es fácil tratar de darle a tu bebé la mayor cantidad de comida posible, sólo para estar seguro. Puede resultar tranquilizador cuando el plato está limpio, el frasco de la comida del bebé está vacío o la última gota del biberón está cayendo. Pero para la mayoría de los bebés de nuestra parte del mundo es más importante aprender, con tranquilidad y paciencia, lo que es suficiente, sin trucos que corren el riesgo de ir en contra de sus propias señales de saciedad. Las investigaciones demuestran que los bebés tienen una capacidad innata para regular su consumo de energía. Por ejemplo, ajustan la cantidad de comida en función de los aportes energéticos de la comida. A mayor energía, menor es la porción que eligen para comer, y viceversa. El número de comidas que reciben durante el día también influye: Cuando el bebé recibe un menor número de comidas, come porciones más grandes que cuando recibe más. Esta es una habilidad que hay que valorar. Una forma es pensar que tú, como adulto, eliges lo que se sirve, mientras que el niño elige qué y cuánto quiere comer. Algunos días será más y otros menos ¡como debe ser!

Para que el bebé se acostumbre a la comida con todos sus sentidos desde el principio, hay que darle la oportunidad de escuchar sus señales de hambre y su saciedad. Para ello es bueno que haya el menor número posible de distracciones en la mesa. Intenta evitar las pantallas, los juguetes y otras cosas que lo distraigan de la comida. Otros consejos para crear las mejores condiciones para una buena comida:

  1. Intenta calcular el tiempo para que tu hijo llegue con suficiente hambre a la hora de comer. Un niño lleno rara vez tiene apetito por la comida. Al mismo tiempo, un niño que tiene demasiada hambre puede tener dificultades para concentrarse durante la comida. ¡Prueba a ver qué horarios encajan mejor con tu bebé!

  2. Procura que haya al menos algo en la mesa que el niño suela aceptar. Preferiblemente algo nuevo también para ampliar el abanico de alimentos

  3. Deja que el bebé tenga su propia cuchara o que coja la comida al mismo tiempo que se le esté alimentando; esto suele ser bien recibido y es un buen paso para convertirse en un comensal activo.

  4. Asegúrate de estar acompañados por otras personas que coman ¡los modelos de conducta son perfectos para el bebé!

  5. No tengas unas expectativas demasiado altas para ti y para tu bebé, ni en cuanto a los alimentos que debes servir ni en cuanto a la forma de preparar la comida. El estrés y la comida son una combinación excepcionalmente mala. Intenta hacerlo lo mejor posible en función de las condiciones de ese día, ¡así está bien!

¿Cómo puede ser el menú del día una vez que el bebé ha empezado a comer?

El tiempo que se tarda en alcanzar un determinado patrón de comidas varía de un bebé a otro, pero un buen objetivo es llegar a este punto de los 10 a los 12 meses. Entonces puede ser así:Desayuno: por ejemplo, papilla de cereales + puré de frutas.

Media mañana: por ejemplo, plátano o yogur + puré de frutas

Almuerzo: comida, casera o comprada, consistente en, por ejemplo, pasta/trigo bulgur/patatas + verduras/tubérculos + pescado/carne/huevos/legumbres. Preferiblemente algo de fruta o bayas para el postre.

Merienda: por ejemplo, un pequeño sándwich blando con paté de hígado o hummus

Cena: comida, casera o comprada, consistente en, por ejemplo, pasta/trigo bulgur/patatas + verduras/tubérculos + pescado/carne/huevos/legumbres. Preferiblemente algo de fruta o bayas para el postre.

Comida ligera antes de dormir: por ejemplo, papilla, o papilla con puré de frutas.

La leche materna o la fórmula se da en las comidas si el bebé lo desea. Ofrece agua como bebida en cada comida.

Sara Ask

Escrito por Sara Ask

Dietista licenciada

Teléfono

Cientos de artículos relacionados, «podcasts» y mucho más te está esperando en la «app» de Preggers.

Descárgate Preggers hoy mismo.

10.000 reseñas
  • Consíguelo
  • Consíguelo
  • Consíguelo

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.