Trozos en la comida: así se lo pones fácil a tu bebé

Tal vez reconozcas esta situación: Tu bebé ha aprendido a comer purés suaves. Sin embargo, en cuanto intentas darle alimentos con trozos más sólidos, de repente todo se pone más difícil. No le sucede a todos los bebés, pero sí a muchos. Algunos hacen pucheros y vomitan la comida. Otros actúan como un pequeño hámster y guardan los trozos en las mejillas, para luego escupirlos. ¡Pero hay cosas que puedes hacer para que le sea más fácil!

Sara Ask

4 de lectura

Escrito por Sara Ask

Dietista licenciada

Trozos en la comida: así se lo pones fácil a tu bebéFoto: Preggers

Para un bebé que acaba de empezar el camino de masticar, los trocitos en la comida pueden ser una sorpresa desagradable. La textura del puré suave con algunos trozos más sólidos es, en realidad, bastante complicada, ya que el bebé tiene que examinar si el trozo parece ser comestible o no, y aprender a manipular ese bocado en la boca es una tarea completamente nueva para el bebé. En otras palabras, tanto la función de masticación como el sentido del tacto en la boca están en pleno desarrollo. ¡Imagínate lo rápido que se nota si tienes una pequeña piedra u otro bocado inesperado cuando masticas! No es casualidad que tengamos tan desarrollado el sentido del tacto en la boca.

Provocar el reflejo de náusea hacia atrás

En un comensal no acostumbrado como puede ser un bebé, puede ser complicado y tomar tiempo, pero no hay nada extraño en ello. Algunos bebés tienen todavía el reflejo de náusea bastante adelante en la boca, lo que significa que el reflejo se activa rápidamente si se acerca algo sólido. Como el reflejo de náusea está ahí como protección para que el bebé no se introduzca algo en la garganta, es bueno. La idea es hacerlo retroceder gradualmente, para que no reaccione demasiado rápido. Si esto te resulta familiar, puedes facilitárselo a tu bebé permitiéndole que juegue con anillos de dentición y otros juguetes que se exploran con la boca. De este modo, se ayuda a retroceder el reflejo de náusea. En muchos bebés esto sucede simultáneamente con el amamantamiento o la toma del biberón.

No hace falta tener dientes

Es fácil pensar que el bebé necesita tener al menos algunos dientes para poder manipular trozos de comida, pero eso no es necesario. Los trozos que le des al bebé deben ser lo suficientemente blandos como para que pueda presionarlos con la lengua contra el paladar y "masticarlos" de esa manera. Pero por "suficientemente blandos" se entiende trozos hervidos o cocidos o los que se encuentran en los frascos de comida para bebés. Los trozos que deben evitarse son los duros, lisos y redondos, como frutos secos enteros, uvas, albóndigas o tomates cherri. Todos estos alimentos pueden suministrarse, pero de una forma más controlada de tal manera que no se atoren en la garganta.

No hay prisa por cambiar

Si le das comida de bebé comprada, también sería fácil pensar que se deben cambiar las papillas de 6 meses por las de 8 meses a medida que el bebé crece. Pero las etiquetas de sugerencias de la empresa de alimentos para bebés son solo una guía, no algo que deba seguirse al pie de la letra. Lo que distingue a los platos es principalmente la textura, no el contenido nutricional. Así podrás seguir tranquilamente con los purés suaves, mientras esperas a que el bebé esté listo. Es importante no forzar al bebé si le cuesta masticar. La comida debe ser divertida y desafiante.

Los bocadillos son una buena opción

. A muchos bebés les resulta más fácil manejar los trozos que se sirven "al lado" de un puré, por ejemplo, en forma de pequeños trozos de patata hervida, salmón al horno, plátano, brócoli, huevos o lo que haya en casa. Una alternativa si la cosa va lenta es seguir con los purés suaves pero también darle bocadillos. A medida que el bebé aprende el agarre de pinza, pueden ser realmente emocionantes de explorar. Otra opción es pasar directamente al método de destete dirigido por el bebé (BLW por su nombre en inglés, "Baby–Led weaning"). El pilar de este método es que el bebé se acerque solo a los alimentos blandos cocinados u horneados, en trozos lo suficientemente grandes como para que el bebé pueda sostenerlos en la mano e ir royendo. ¡Lee más sobre el método BLW aquí!

Busca ayuda si te sientes estancada

La gran mayoría de los bebés aprenderán a manejar trozos de comida si se les da el tiempo suficiente. Pero si estás preocupada y la situación con la comida te resulta difícil o conflictiva, no dudes en buscar ayuda. Un logopeda especializado en la alimentación de los niños puede hacer una evaluación individual y darte consejos sobre cómo ayudar más a tu hijo.

Sara Ask

Escrito por Sara Ask

Dietista licenciada

Teléfono

Cientos de artículos relacionados, «podcasts» y mucho más te está esperando en la «app» de Preggers.

Descárgate Preggers hoy mismo.

10.000 reseñas
  • Consíguelo
  • Consíguelo
  • Consíguelo

Más acerca de Preggers

Lee artículos populares de interés.