La primera vez

Miles de pensamientos y preguntas rondan tu cabeza cuando te quedas embarazada por primera vez. ¡Nunca dudes en preguntar, googlear (o tal vez mejor no) y empezar a hablar del tema!

4 de lectura

La primera vez
Foto:Kinga Cichewicz on Unsplash

Tan pronto como descubras que estás esperando un/a bebé, puedes ponerte en contacto con tu centro de salud o ginecólogo/a. Sin duda, tendrás muchas preguntas. Para encontrar la mejor atención prenatal en tu zona, solo tienes que visitar el sitio web de tu municipio para encontrar el centro que más te convenga.

La primera visita, la de registro en el centro escogido, generalmente se lleva a cabo entre las semanas 8 y 10.

Tu primera pregunta probablemente sea: «¿Cuándo nacerá el/la bebé?». Durante las primeras visitas a la matrona, te ayudarán a calcular la fecha prevista del nacimiento. Para obtener la fecha final calculada, deberás hacerte una ecografía donde se mide el tamaño del/de la bebé. Si no puedes esperar hasta la visita a la matrona y ya descargaste nuestra aplicación «Preggers», puedes obtener una fecha aproximada de nacimiento si introduces el primer día de tu último período.

En las primeras etapas, hay muchos cambios hormonales que ocurren en tu cuerpo y puedes sentirte muy cansada. Eso es normal. Se necesita una gran cantidad de energía para crear la placenta y las condiciones idóneas para que crezca tu bebé. El peor cansancio generalmente desaparece alrededor del tercer o cuarto mes, por lo que debes estar preparada para descansar mucho durante esta fase inicial. Escucha las señales de tu cuerpo, tómatelo con calma y trata de no estresarte demasiado.

Sentir náuseas también es normal al principio, aunque varíe de persona a persona. Vale la pena recordar (cuando tu cabeza está sobre la taza del inodoro…) que tu bebé está bien, incluso si tú te sientes fatal. Tu bebé está recibiendo la nutrición que necesita. Si tienes problemas para mantener la comida en el estómago, intenta comer pequeñas cantidades con más frecuencia. Eso evitará que el estómago se expanda demasiado y presione otros órganos. También es importante que no te deshidrates, así que asegúrate de beber agua. Los signos de deshidratación incluyen boca seca, labios secos, mareos y orina más oscura de lo normal. Orinar un par de veces al día está bien, pero si estás preocupada, consulta con tu matrona.

Con todo lo nuevo que está sucediendo a nivel corporal, mental y emocional, especialmente al estar embarazada por primera vez, es normal que a veces te preocupes. El aborto espontáneo suele ser la preocupación más frecuente al principio y es importante saber que puedes sangrar un poco sin que sea necesariamente un aborto espontáneo, especialmente después del sexo. También puedes manchar tu ropa interior o el papel higiénico con un poco de sangre sin ningún motivo aparente, algo que no es inusual ni peligroso. Los signos de aborto espontáneo son sangrado anormal y presión intensa en la zona genital. También puedes sentir que los síntomas del embarazo, como las náuseas, se han detenido, y los senos están menos tensos. Si tienes algún síntoma que te preocupa, siempre debes consultarlo con tu matrona.

Pero, en general, lo más probable es que sientas más alegría que preocupación y sin duda querrás anunciar la buena noticia al mundo entero. Es posible que hayas escuchado que es mejor esperar hasta que termine el primer trimestre, después de la semana 12, ya que el riesgo de aborto involuntario disminuye drásticamente tras este tiempo. Pero puede valer la pena contárselo a algunas personas de inmediato, por si acaso ocurriera lo peor: de esa manera tendrías seres queridos que podrían consolarte. En última instancia, depende de ti y de tu pareja decidir cuándo queréis contárselo a los demás. Confía en tu instinto: todos somos diferentes y hay muy pocas respuestas correctas cuando se trata del embarazo y todo lo relacionado con él.

Preggers

Una reseña de Preggers